-->

lunes, 27 de junio de 2016

Cura Mercader & Luthien Fainberg - "SATURNO"


Aquel que cree que perder el control es la única forma de aprender a controlarse, o aquel otro que se pierde en el control y cree controlarse, y capaz de controlarlo todo.


Todos ellos son solo satélites emisores que no hacen más que repetir con sus condimentos los conocimientos que han estructurado las existencias de cada uno de ustedes.




Todas las energías regentes coordinando el caos universal en diversas dimensiones y planos que actúan en simultaneo aunque no puedan verlo y por lo tanto volverlo conciencia.


Las saturnales fuera del tiempo se celebran como hipócritas mentidos, sumisos llenos o vacíos, y sonámbulos ciegos, quietos y dormidos sin darse cuenta del ritual masivo de energía que derrochan y regalan a cada paso que dan.




Aquel cretino que escribe con guantes y pretende mediante artilugios en sus discursos hacernos creer felices sin perdonar esa felicidad virtual brindada en cuotas o en cuentagotas.


O aquel Chaman del futuro ancestral que se ha jugado el pellejo por su pequeña especie dejando de lado la piel para mostrarles un probable camino adentro.




Todas las ideas interestelares que deben hacerse carne antes de que anochezca y las geometrías sagradas que rigen como fractales impasibles las cosas que tocas, ves, o no.


Todo rito saturnino que se realice con vuestras transparencias que depende de cada uno aceptar, ignorar o mal utilizar, al reducirlas a materia oscura que recorre las calles de las urbes ardientes a cada paso que se da.


Letra: El Mercader, desde "Transcripciones subterráneas"


Música: Luthien Fainberg


Grabado, mezclado y masterizado en "Fibonacci Estudio"

viernes, 17 de julio de 2015

Géminis

Se pretende que la poesía sea infinita.
Que no halle un puerto y encalle para siempre, flotando en el agua estancada.
Se pretende que encuentre en el mar de tintas y pasiones su próxima estrella.
  
Se intenta que la música sea infinita.
Que la tinta azabache del sonido llene de corcheas y semicorcheas los pentagramas.
Que los pianos rebalsen los oídos de los hombres que buscan su próxima estrella.

 Se  baila una danza etérea y eterna,
que es el ritual iniciático primitivo de los clanes ancestrales sin linaje.
Que esa danza pagana con el cosmos sea el camino exquisito de los nuevos derviches de las estrellas
  
Se procura que el canto sea infinito.
Que el murmullo de las multitudes vacías se vuelva unísono en el silencio.
Que esa sea la verdadera llave maestra que los transporte hasta una próxima estrella.


 Se pretende que las semejanzas que los hacen diferentes sean inocentes de toda guerra santa que pretenda venderse a la mediocridad
conformista siempre inconforme que superpuebla la superficie terrícola.

 Se presume que el viaje hacia la próxima estrella sea infinito.

Que no haya puertos en las costas de la conciencia y que por fin las palabras que colman las transcripciones, sean inmortales…

jueves, 2 de enero de 2014

Filamentos Etéreos del Tiempo


Pero uno que no sabe de bailes que no sean con la muerte, no puede aceptar solo peleas pactadas sobre el ring. La lucha no solo está adentro cuando uno puede ganar corazones malaventurados en un margen lejano, y unirlos a la batalla que se daba por perdida.

Tampoco el sabor dulce de una victoria se encuentra fácilmente acaramelando los oídos indicados.
O imitando los estandartes de la anterior revolución y corriendo tras ideales perdidos que han perdido.


Pero uno que no sabe más bailes que los que la muerte le ha enseñado, sabe que la palabra justa es morir.
Dejar morir eso que se es ahora, en este lugar, y resurgir llevándose la certeza de que siempre que se renació fue para mejor…

  "Filamentos Etéreos del Tiempo" pertenece a "Casa Azul / Casa Negra", tercera creación de Mercader

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Presos en mi Garganta


Los presos se abarrotan en mi garganta y tiran de mis cuerdas vocales esperando que grite sus gritos. Tienen hambre, y ruegan día y noche, con mi voz, por alimentos que jamás podrán saciarlos.

Así, con la fuerza ajena a mí en la que se han transformado mis palpitaciones, intento no perderme en mi mismo. Y mientras, más presos hambrientos llegan a agolparse en mi garganta.


Sin embargo, los diagnósticos niegan estas voces aduciéndolas a una locura de la que jamás me he alejado tanto. Así me vuelven un preso más, rodeado de voces prisioneras y famélicas reales de las que también intentarán persuadirme como inexistentes.

Y así, los presos en la garganta se multiplican exponencialmente, y sigo intentando convencerte, con la fuerza nociva detrás de mis palabras, que el hambre que yace en nuestra humanidad es insaciable…




"Presos en mi garganta" pertenece a "CASA AZUL / CASA NEGRA", tercera creación de Mercader

Presos en mi garganta

lunes, 21 de octubre de 2013

"El Ermitaño"




En esta desconstrucción me dispongo a edificarles un templo de aire al que, aunque probablemente no puedan ver, tampoco podrán derrumbar las explosiones ni quemar las flechas ardiendo que se disponen a lanzar los embravecidos arqueros que desprecian cualquier tipo de templo.

Podrías pasar una y mil veces por sus puertas vacías de mendigos y detenerte. Podrías incluso, si afinas tus oídos, escuchar la tenue melodía que dentro se celebra a oscuras. Pero nada de eso sucederá. Solo saldré de mi ermita de vientos cuando tenga algo que decir.

Será esta ermita que se aleja cada vez más de las civilizaciones, la que pasará inadvertida, inconmovible ante el paso del tiempo y sus cíclicas estaciones, se elevará ante la inmensidad, y en su interior la penumbra se volverá oscuridad para el visitante y luz pura para el ermitaño…







"El Ermitaño" es el primer adelanto del tercer libro de Pablo Mercader -     "CASA AZUL / CASA NEGRA"


www.facebook.com/casaazulcasanegra

sábado, 15 de junio de 2013

Ceraunomancia (Con el Corazón en Otro Lugar)


 Por haber dejado cambiar el lugar de su corazón, se sentía aturdido. Algunos lo tienen en sus mentes destruyendo los otros órganos, pues el corazón es algo grande para latir desde allí.
Otros lo tienen en los huevos, y se confunden, creyendo que son buenos en los mimos que no acarician.
La vista al cielo no es alentadora, la ceraunomancia divisa a lo lejos el acíbar.
 Aceptaba, inseguro, un juego servido.

A un corazón debilitado se le deberían perdonar algunos desatinos. 
Entre el valor de aceptar y el riesgo de cerciorarse, no había diferencia alguna y lamía el acíbar.
Siempre que haya queso habrá ratas.
Ella te besó y te ato con su mala lengua.



-“No todo lo que mata cura”- decía, y vagaba por abismos con el corazón en otro lugar. Desde la altura vertiginosa todo se ve lejos, menos la gris ceraunomancia.
Respiró profundo y sintió que en su pecho algo faltaba.
 Las palabras se hicieron lluvias para que las pisemos.
Los recuerdos se volvieron ridículos.

…¿Y si el acíbar de hoy es dulce, que será de las nubes?
¿Que será de la lluvia?

 ¿Qué será de nosotros?...




sábado, 25 de mayo de 2013

La Vista Del Lince


Los mercaderes hemos sido difíciles de pescar, aunque hace tiempo ya que mordimos el anzuelo.
 Aún así nadie nos representa y eso nos otorga ciertas bellas libertades.

Nos vimos esconder un silencio entre arbustos esperando en la clandestinidad el cielo, desde un infierno hecho a medida. 
(A solas con tu nombre y tus marchitas libertades)

El culo se le ve a quien caga desde las alturas.
El viento es voces en las noches.
La lluvia que no lava comienza a caer.
No confundas luz y día
(Las tormentas vienen siempre de noche)

La vista del lince el lobo desperdicia en una noche de perros.
Las monedas son balas para una causa justa que se amolda a vivir rodeado de miserias hechas libertades.



Pero como nada ni nadie nos representa, más que uno mismo,
Tampoco nadie nos respalda y nadie nos promulga, más que uno.
Y eso también nos brinda ciertas libertades.



sábado, 13 de abril de 2013

"Amanecer" / "La Serpiente del Génesis"



Amanece sobre el campo
Borro de mi toda ansiedad
Y quedo expectante.

Una ciudad
 Que se vuelve bosque a tus pasos
 Se hace jungla, según como lo ves.

Amanece en los suburbios,
Amanece en la ciudad
Y cierro mis ojos.

No conozco a nadie
Que no haya cometido sus peores pecados
Bajo el efecto narcótico de la ansiedad.

Puede amanecer a medianoche
Como puede ir tu espíritu
En viaje lumínico.


































Pero el fruto puede no ser dulce, el amor no correspondido, la locura algo completamente insano, el placer estar tan lejos de lo que sentías. ¡Tan lejos!

Eso es lo que calló la serpiente del Génesis. Que mudó la piel ni bien terminó de besarte con su lengua maldita. ¿Ya no necesitaba ese abrigo  tan seco?

El coro de ranas que enternecía esa noche de alma cerrada puede transformarse silenciosamente en una orquesta fantasmagórica también.

¡Es tan difícil despertar el lado nocturno del espíritu en esta noche!
La pura soledad crea esos dioses que duermen como si todo fuera así, tan bien.

No más sombras, por favor. Un amanecer a medianoche, ¡por Dios! 
Somos diablos que comulgan en la noche arrepentidos de besar una lengua seca

Y aunque un puñal sin filo aún puede matarnos, es bueno saber que un demonio triste, por mucho que llore y haga su papel melodramático con lágrimas reales, no es un pobre diablo…